El sexto nivel de comunicación: pareja, cuerpo, sexualidad.

Resumen: Vamos a ver cómo es la comunicación en una relación que integre el nivel de los sentimientos y la sexualidad. El nuevo elemento que se introduce en la comunicación es el cuerpo y su sensibilidad. En todas las culturas sin reconocimiento del cuerpo no hay reconocimiento de la persona. El cuerpo también aparece en todos los niveles donde aparece la emoción. La irrupción del sexo convierte al cuerpo en prolongación de la comunicación. La amistad es el elemento que introduce la igualdad en la pareja. La relación de pareja es tendencialmente continua. La relación de pareja tiene tres dimensiones que convierten a cada uno de sus integrantes en amante, compañero y amigo.

En primer lugar una aclaración importante. Hay muchos tipos de relaciones donde aparece el sexo, aquí no vamos a hacer tipología, sino centrarnos en ver que añade la sexualidad a la comunicación que hemos llamado de quinto nivel. Es decir vamos a ver cómo es la comunicación en una relación que integre el nivel de los sentimientos y la sexualidad.

El nuevo elemento que se introduce en la comunicación es el cuerpo y su sensibilidad, especialmente tacto, gusto y olfato. La comunicación de la que hemos hablado en los 5 niveles anteriores estaba centrada sensorialmente en oído y también vista, dos sentidos que permiten una cierta distancia, es más que la necesitan especialmente la vista, y por ello permiten también un cierto distanciamiento del sujeto, que le facultan un cierto aislamiento. Es una comunicación que no lleva en si el traspaso de los límites individuales.

Sin embargo, el cuerpo y su lenguaje no aparece ahora, en el sexto nivel, de nuevas. Ya había aparecido. Empezando con el primer nivel, el que reconoce al otro como sujeto capaz de mi comunicación. En la mayor parte de las formas de saludo hay un reconocimiento corporal, estrecharse la mano, darse un beso (formal), inclinar el cuerpo, etc. En todas las culturas sin reconocimiento del cuerpo no hay reconocimiento de la persona.

El cuerpo también aparece en todos los niveles donde aparece la emoción y, si alguien llora, tendemos a consolarle, por ejemplo, con un abrazo o un gesto, si alguien ríe, tendemos a reírnos con el o a marcar la distancia con esa risa con nuestra propia actitud corporal. La emoción se encuentra en el cuerpo, es posible localizar cada emoción concreta en un punto determinado del cuerpo. Su expresión conecta con el cuerpo. Sensibilidad, cuerpo y emoción se encuentran así estrechamente relacionados. El cuerpo es también palabra.

La relación de pareja de la que estamos hablando, incluye la amistad, la comunicación de sentimientos y la mutua aceptación. Esto es muy importante ya que es la amistad la que introduce la igualdad en la pareja. El sexo por si mismo no es capaz de introducir la igualdad, baste decir que el sexo se puede pagar. Una relación que se paga no es una relación entre iguales. Por su parte, la amistad introduce una conexión de sentimientos que es incompatible con el pago.

En el sexto nivel tenemos la irrupción del sexo que convierte al cuerpo en prolongación de la comunicación. La comunicación varía y alcance niveles insospechados en el nivel de la amistad, es una comunicación que se tendencialmente se convierte en acción y en proyecto vital: organizar la vida alrededor de la pareja. Por esto la relación de pareja se aleja netamente de la amistad. Cuando en un grupo de amigos entran las parejas, el sistema de relaciones varia, las preferencias son diferentes.

Hemos dicho que la amistad se compone de encuentros, tiene discontinuidad temporal. La relación de pareja no, la introducción del cuerpo en la relación introduce concreción, materialidad compartida. La relación de pareja es tendencialmente continua. Por ello lleva a querer estar siempre con la pareja, a un vivir habitual con ella/él.

Si sumamos todo lo dicho, podemos concluir que la comunicación en la relación de pareja tiene tres dimensiones que convierten a cada uno de sus integrantes en amante, compañero y amigo. Amante es compartir la profunda comunicación del sexo y la ternura. Compañero es compartir todas las cosas necesarias para poder vivir juntos, es colaborar y aportar a la vida en común. Amigo es compartir los sentimientos, sentirse plenamente aceptado como persona, tener complicidad y acuerdo emocional.

Aquí lo dejo, consciente de que quedan muchas cosas de las que seguir hablando, pero la entrada del blog se hace demasiado larga… Ya habrá más ocasiones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s