El enfoque de las necesidades especiales: NECESPORT

Entrada escrita por Daniel Sancho Tos, entrenador deportivo emocional y fundador de NECESPORT y por Antonio Esquivias

Hasta hoy la forma habitual de ayudar a los  niños con Necesidades Educativas Especiales es sacarlos del aula para darles un apoyo más personalizado, pero siempre ubicándolos en otra aula y trabajando con la misma metodología aunque reduciendo los contenidos y exigencias de la materia.

necesport1

Sigue leyendo

Sistema apetitivo, sistema evitativo

Tras una explicación sobre que el sistema emocional en su fondo nos sitúa frente a aceptación o rechazo, se indica una dinámica para “darse cuenta” emocionalmente de cómo actuamos. Es una dinámica muy adecuada para adolescentes.

21622501_s

Allá en nuestro fondo emocional funcionamos con un doble sistema que es polar. Hay un fondo emocional que consiste en aceptar, incluir en nuestro mundo o en rechazar, sacar de nuestro mundo. Un sistema apetitivo que nos dirige a aquello que queremos y un sistema evitativo, que nos lleva a evitar lo que no queremos. Un residuo de nuestras proto-emociones: aceptación o rechazo. Ambos sistemas no funcionan a la vez, sino que en cada situación uno de ellos predomina: o nos dirigimos a aquello que buscamos o evitamos aquello que no queremos.

Sigue leyendo

Las metas de un profesor para su asignatura

Resumen: Existe un modo de plantearse como impartir las asignaturas que no tiene en cuenta los sentimientos de los alumnos sobre la asignatura misma. Se sugiere como dar la vuelta a este planteamiento e integrar los sentimientos de los alumnos sobre la asignatura en los objetivos del profesor, con ventajas evidentes en cuanto a la implicación de los alumnos en la asignatura. Estamos hablando de un profesor que actúa como líder-coach y tiene habilidades de educación emocional.

Existe un modo llamémosle general de que un profesor se plantee las metas para su asignatura, lo podríamos resumir en 3 puntos, poniendo un ejemplo con las matemáticas.8455383_s

  1. Mi objetivo es que mis alumnos aprendan matemáticas
  2. Les doy clase de matemáticas (sigo los modos que conozco de dar clase)
  3. ¿Qué consigo? No les gusta, no les interesa, no le ven la utilidad

Como se ve es un recorrido que parece lógico y que lleva a mucha frustración y que va a continuar despertando una sorpresa, que va a terminar generando una sensación de impotencia: ¿cómo es posible que no le vean utilidad a las matemáticas? ¿Cómo es posible que no les interese?

El recorrido realizado es:

  1. Querer (objetivo)
  2. Hacer (método de dar clase)
  3. Tener (final real al que llego, final que no estaba en el objetivo)

Se puede ensayar un recorrido diferente para llegar a un resultado también diverso.

  1. Quiero que mis alumnos se interesen por las matemáticas y las vean útiles (interés y sentir útil la asignatura  son mis objetivos).
  2. Doy mi clase una vez en el mercado, otra en la bolsa, hacemos un presupuesto de la familia, cómo me administro la paga,… (o cualesquiera otros métodos adaptados a la edad e intereses de mis alumnos, estos son solo ejemplos sencillos con la conciencia evidente de que es algo más complejo)
  3. Objetivo: Consigo que mis alumnos se interesen… y aprendan

En realidad hay un cambio profundo que sigue el siguiente orden:

  1. ¿Cómo quieres que se sientan tus alumnos?… SENTIR
  2. ¿Cómo puedes dar la clase para conseguir eso?… HACER
  3. ¿A qué objetivo llego?… TENER

El objetivo está situado en el momento de ser establecido en el lugar real: el objetivo es siempre lo último en la consecución. Pongo en primer lugar los sentimientos que me gustaría suscitar.

Me tengo que renovar para encontrar unos métodos de enseñanza de mi asignatura (HACER) que estén ajustados a lo que pueden entender los alumnos. Debo innovar y debo ir cambiando y ajustando en función de los resultados que vaya obteniendo.

Sé muy bien, basta un somero recorrido por internet, que hay múltiples profesores que han hecho este recorrido y han puesto sus métodos a disposición de los demás: hay montones de formas de enseñanza de las matemáticas, por ejemplo, disponibles en la web. Por lo tanto hay una amplia selección que solo está esperando el trabajo de búsqueda y adecuación de cada profesor. Aquí solo quería desentrañar el recorrido subyacente, recorrido en el que lo emocional tiene una importancia fundamental: no se puede prescindir en la enseñanza de los sentimientos de los alumnos, es uno de los elementos cruciales para el éxito de la educación. Por esto pienso y vuelvo a insistir en que la educación emocional es imprescindible para un docente hoy. Todo lo expresado en esta entrada es educación emocional y concebir al profesor como un líder, un líder-coach, el liderazgo transformador que necesita la escuela.

Los diferentes poderes de un profesor

Resumen: Seguimos con una nueva entrada sobre liderazgo en el aula. Se trata de utilizar la  clasificación de poderes propuesta por French y Raven como una dinámica para poder reflexionar sobre el ejercicio del poder en el aula.

10030580_sHay una lista de poderes en los que se divide el poder. Normalmente en una autoridad bien ejercida aparecen todos. Esta entrada tiene la finalidad de hacer reflexionar para descubrir sobre cuales te estás apoyando preferentemente como profesor. Evidentemente utilizar más unos que otros no es sin consecuencias. Tiene que ver con el tipo de liderazgo que se quiere ejercer. La reflexión de estas consecuencias te la dejamos a ti.

El ejercicio consiste en asignar el tanto por ciento correspondiente a cada uno de los poderes pensando en cómo actuamos en el aula. Aquí va la lista de poderes, que es la clasificación propuesta por French y Raven (1959), añadiendo el poder relación (información), que el mismo Raven añadió en 1965 porque no está incluido en los 5 primeros y es ciertamente relevante.

  1. Poder coercitivo (castigo). Establece los límites de convivencia y de posibilidades de trabajo y ejercicio del liderazgo.
  2. Poder recompensa (premio). Tanto reconocimiento del trabajo propio como del que aporta a lo común. Tiene que ver con el aspecto de perseguir una meta del liderazgo.
  3. Poder relación (información). Establecer buenas relaciones proporciona al líder la capacidad de conocer la situación real sobre la que está actuando, en este caso especialmente de las personas.
  4. Poder experto (conocimiento). En una actividad que además se dedica a proporcionar conocimiento, poseerlo es como siempre una forma de poder.
  5. Poder legitimidad (poder-autoridad). Tiene que ver con el aspecto institución del poder, aquí hace presente al centro educativo en el aula.
  6. Poder referencia (carisma). Se trata de la capacidad de generar en los alumnos los sentimientos de respeto, admiración, confianza y lealtad hacia quien ejerce el poder. Desde el docente se concreta en poseer habilidades emocionales de conectar, de impactar, de crear ambiente, clima, de ilusionar, de motivar.

Una vez trabajado el porcentaje real que le asignamos a cada uno de los poderes, se trata de un ejercicio de reflexión para ver cuál nos gustaría cambiar. Una vez establecido que poder deseamos incrementar o hacer decrecer, comienza el trabajo para establecer un plan de acción que haga realidad esa meta.

Características eficaces del liderazgo en la escuela

Resumen: se listan 7 características que convierten a un profesor en líder hoy, especialmente en su aula y en general en su trabajo, dentro de una redefinición del liderazgo en la escuela. Se invita a un trabajo personal con ellas.

«Es la dirección de la escuela la que establece la diferencia entre mediocridad y excelencia». 15444452_sEsta frase, (sacada de Gerald L. Ubben y Lawrence W. Hughes, The principal: creative ledadership for effective schools), nos ha inspirado en ISIE para trabajar el liderazgo a partir de sus características eficaces e ineficaces y realizando un trabajo para convertir características ineficaces en otras eficaces que no se poseen en equipos concretos. Es decir se trata de un ejercicio que sirve de análisis, de toma de conciencia de cómo está un equipo concreto, aporta elementos para determinar cómo concibe el liderazgo y da indicaciones de hacia donde mejorar.

Empezamos en esta entrada por las características eficaces del profesor-líder hoy:

  1. Cree en sus alumnos, en su potencial, tiene la idea de que los alumnos son capaces de encontrar sus propias soluciones. Esta es la clave, el profesor no es quien realiza el proceso de aprendizaje, no es el protagonista, sino que el protagonista es el alumno y la confianza en que puede hacerlo es imprescindible. Desde este punto de vista el profesor es un entrenador, un coach de sus alumnos.
  2. El sólo les apoya, es humilde. No les resuelve las tareas, ni las dificultades, les ayuda a hacerlo por sí mismo. Por tanto no tiene ni que saberlo todo ni que tener todas las soluciones preparadas, es consciente de sus propios límites en el aprendizaje y desde ahí es desde donde apoya.
  3. Implica a sus alumnos en el aula como lugar de desarrollo. Sabe motivarles. El aula es la palestra, el gimnasio del aprendizaje. El profesor busca el modo que de que cada día encuentren motivación y dónde recargar las pilas de la ilusión por aprender.
  4. Tiene destrezas de comunicación, sabe escuchar de verdad sin salirse del marco de referencia del alumno. Sabe escuchar al alumno detectando a la vez sus propios sentimientos, de modo que no actúa por simpatías o antipatías, sino que genera una empatía real.
  5. Detecta las necesidades de sus alumnos, y atiende cómo se sienten y qué les mueve. Es decir, el docente tiene habilidades y se ha formado en educación emocional y tiene capacidades de gestión emocional, sabe gestionar los estados emocionales y no trata de tranquilizarlos y eliminarlos cuando se hacen agudos en momentos clave. Afronta tanto los miedos, como los enfados y los estados de tristeza de sus alumnos.
  6. Predica con el ejemplo y es íntegro y honesto. Sabe ser él mismo. Vive la autenticidad. Es decir, no solo es sincero, porque la sinceridad puede tener esquinas cortantes si no se ha depurado de las propias insatisfacciones o pequeños o grandes fracasos, sino que tiene conciencia de que está sintiendo en el momento en que habla de modo que su propio estado emocional no se mezcle con las indicaciones. También en los momentos que considere oportuno comunica esos sentimientos personales que están activos e interactuando. Es decir, es primero honesto, sabe lo que siente, y luego sincero: dice lo que siente y piensa realmente.

a)      Se trata de que como docente revises tus propias habilidades y actitudes de una forma honesta y decidas sobre cada una de esas características. Cuál posees y cuál no. Y hagas tu propia lista de características eficaces.

b)      Si hay alguna característica que te parece que no aparece en la lista y la posees, ponla en tu lista y también en un comentario para mí.

c)       Espera a leer la siguiente entrada sobre las características ineficaces.

López Cassá, Élia: Educar las emociones en la infancia (0 a 6 años) Reflexiones y propuestas didácticas.

Entrada elaborada por Begoña Morales López, maestra de infantil

López Cassá, Élia. Educar las emociones en la infancia (0 a 6 años) Reflexiones y propuestas didácticas.lopez cassa1 Ed. Wolters Kluwer. Educación: Educación Emocional y Valores. Madrid 2011. E-book.

La principal característica de este libro de Educación Emocional es que su autora, Elia López Cassá es maestra de Ed. Infantil, por lo que no solo nos habla de teorías, sino que nos propone actividades para llevar al aula, que ella ya ha puesto en práctica, teniendo así una visión más práctica que otros libros de estas características. La idea principal que nos quiere resaltar Élia es que educar las emociones en esta temprana edad es primordial, ya que mediante las experiencias personales los niños adquieren herramientas y recursos que les servirán a lo largo de su vida. “Educar no se reduce a instruir, en transmitir conocimientos, sino en el desarrollo integral de la persona, sus actitudes, sentimientos y valores que lo hacen ser persona para vivir y convivir en sociedad”

Para poder llevar a cabo todo ese desarrollo se necesitan maestros y maestras formados en Educación lopez cassa4Emocional ya que como ella misma dice “El primer destinatario de la educación emocional es el profesorado. Solamente un profesorado bien formado podrá poner en práctica programas de Educación Emocional de forma efectiva”

La estructura del libro es sencilla y fácil de consultar, consta de cuatro capítulos bien definidos. En el primer capítulo: Educación Emocional en la infancia: nos habla de la fundamentación teórica, tomando como referencia  la definición de Educación Emocional de Bisquerra (2000) “es un proceso educativo, continuo y permanente, que pretende potenciar el desarrollo de las competencias emocionales como elemento esencial del desarrollo humano, con objeto de capacitarle para la vida y con la finalidad de aumentar el bienestar personal y social”.

También tiene en cuenta la clasificación que hace Bisquerra de las competencias emocionales, aunque dice que no es algo que ya esté establecido de manera definitiva. De hecho para la educación infantil establece Capacidades Emocionales: entendidas como “el desarrollo emocional que presenta el niño para construir conocimientos, habilidades y actitudes que le ayuden a ir tomando conciencia de sus emociones, aprender a expresarlas y regularlas con ayuda del adulto” dejando para Educación Primaria el desarrollo de las Competencias Emocionales.  Establece las siguientes lopez cassa2Capacidades Emocionales para infantil:

  1. Conciencia emocional
  2. Regulación emocional
  3. Autonomía personal
  4.  Habilidades sociales
  5. Habilidades para la vida y el bienestar

Define lo que entiende ella por cada Capacidad Emocional y establece dentro de cada  una serie de microcompetencias para desarrollarlas de manera más específica.

El siguiente apartado de este capítulo es “El desarrollo emocional de 0 a 6 años”  entendiendo por desarrollo emocional “el conjunto de cambios que se dan en las diferentes dimensiones de la vida emocional: expresiones emocionales, comprensión emocional, objetivos y comportamientos”. Nos habla de la importancia de la vinculación afectiva para un correcto desarrollo infantil, dado que el desarrollo emocional comienza en el momento de la gestación. Establece como es este desarrollo desde la gestación hasta los 6 años. También un apartado para distinguir los diferentes tipos de apegos que harán que el desarrollo emocional del niño se efectúe de diferente manera.

Finaliza este capítulo con unas recomendaciones “La educación emocional es necesaria ponerla en lopez cassa5práctica tanto en la escuela como en la familia” (…) “El adulto debe formarse en competencia emocionales y debe favorecer son sus actitudes y comportamientos un clima de seguridad, respeto y confianza ante los niños que desee educar” añadiendo orientaciones prácticas más concretas.

El segundo capítulo: Propuestas didácticas. Su estructura es práctica y de fácil consulta, pues para cada Capacidad Emocional establece actividades desde los primeros meses hasta los 6 años; estableciendo en cada una de ellas objetivos, procedimiento, temporalización y recursos así como unas orientaciones prácticas.

El tercer capítulo: Evaluación. Como todo programa educativo necesita una evaluación, establece para ello distintos ámbitos de evaluación: al programa, al profesorado participante, al alumnado, a las familias. Pone varios ejemplos de protocolos a llevar a cabo en cada uno de los ámbitos.

lopez cassa3El cuarto capítulo: Conclusiones. “Educar las emociones en la infancia es una tarea de todos: familia, educadores, maestros y todas aquellas persona que tienen vínculos con los niños y niñas de 0 a 6 años de edad. El primer modelo o referente es el adulto y éste debe educarse emocionalmente para poder educar emocionalmente a los demás”(…)En la educación infantil se sustentan los primeros aprendizajes y desarrollo de las capacidades personales y sociales. Todo aquello que se enseñe y se aprenda de forma temprana mucho antes se obtendrán sus frutos”

Opinión: Como maestra de infantil me parece un libro bastante práctico y realista, pues añade a la teoría la práctica llevaba al aula, que hasta ahora no había encontrado en ningún libro. Sigue el modelo de competencias emocionales elaborado por Bisquerra, profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona, que aunque sigue un enfoque diferente del ISIE nos permite tener actividades reales que podemos ubicar dentro del enfoque ISIE. Libro muy  útil sobre todo para el primer ciclo de infantil  ya que es el primero que establece actividades para desarrollar la educación emocional en estas edades tan tempranas. Algunas de las actividades propuestas las he llevado a cabo en mi aula y los resultados han sido bastante buenos ya que mis alumnos han disfrutado y aprendido de una manera lúdica y divertida.