Los diferentes poderes de un profesor

Resumen: Seguimos con una nueva entrada sobre liderazgo en el aula. Se trata de utilizar la  clasificación de poderes propuesta por French y Raven como una dinámica para poder reflexionar sobre el ejercicio del poder en el aula.

10030580_sHay una lista de poderes en los que se divide el poder. Normalmente en una autoridad bien ejercida aparecen todos. Esta entrada tiene la finalidad de hacer reflexionar para descubrir sobre cuales te estás apoyando preferentemente como profesor. Evidentemente utilizar más unos que otros no es sin consecuencias. Tiene que ver con el tipo de liderazgo que se quiere ejercer. La reflexión de estas consecuencias te la dejamos a ti.

El ejercicio consiste en asignar el tanto por ciento correspondiente a cada uno de los poderes pensando en cómo actuamos en el aula. Aquí va la lista de poderes, que es la clasificación propuesta por French y Raven (1959), añadiendo el poder relación (información), que el mismo Raven añadió en 1965 porque no está incluido en los 5 primeros y es ciertamente relevante.

  1. Poder coercitivo (castigo). Establece los límites de convivencia y de posibilidades de trabajo y ejercicio del liderazgo.
  2. Poder recompensa (premio). Tanto reconocimiento del trabajo propio como del que aporta a lo común. Tiene que ver con el aspecto de perseguir una meta del liderazgo.
  3. Poder relación (información). Establecer buenas relaciones proporciona al líder la capacidad de conocer la situación real sobre la que está actuando, en este caso especialmente de las personas.
  4. Poder experto (conocimiento). En una actividad que además se dedica a proporcionar conocimiento, poseerlo es como siempre una forma de poder.
  5. Poder legitimidad (poder-autoridad). Tiene que ver con el aspecto institución del poder, aquí hace presente al centro educativo en el aula.
  6. Poder referencia (carisma). Se trata de la capacidad de generar en los alumnos los sentimientos de respeto, admiración, confianza y lealtad hacia quien ejerce el poder. Desde el docente se concreta en poseer habilidades emocionales de conectar, de impactar, de crear ambiente, clima, de ilusionar, de motivar.

Una vez trabajado el porcentaje real que le asignamos a cada uno de los poderes, se trata de un ejercicio de reflexión para ver cuál nos gustaría cambiar. Una vez establecido que poder deseamos incrementar o hacer decrecer, comienza el trabajo para establecer un plan de acción que haga realidad esa meta.

El liderazgo de Nelson Mandela

Resumen: Algunas características del liderazgo de Mandela. Los aspectos relacionados con su carisma son válidos para cualquier liderazgo. La escuela no debe un mundo aparte por ello este tipo de reflexiones no solo son válidas, son necesarias.

Soy consciente de que el liderazgo de Nelson Mandela es un liderazgo político que se mandela1encuentra lejos, en los aspectos de potestas-institucionales, del liderazgo un profesor, pero hay en su auctoritas, en su carisma, elementos válidos para cualquier liderazgo, también para el que se desarrolla en la educación, por eso me he animado a escribir esta entrada.

  1. Actuar según sus propios principios no los del oponente
  2. Gobernar para todos no solo para los partidarios
  3. Poner el acento en lo que une, no en lo que separa
  4. Encontrar una meta común que ilusione (aspectos emocionales del ser referente)

Primero no responder a los enfrentamientos, sino seguir siempre la propia idea y actuar siguiendo los propios valores. Esto le ha permitido no enredarse en mecanismos de acción-reacción, evitando responder a la violencia con violencia y entrar así en una espiral de violencia.

Además, se trata de un liderazgo inclusivo, que se basa en saber encontrar el terreno común donde basar la convivencia de las diferentes culturas y grupos étnicos. La convivencia y la participación en lo común se ha convertido en el objetivo político.

mandela 2Tercero, pero no menos importante, Mandela ha utilizado toda su autoridad, conseguida con su coherencia personal aún a costa de muchos años de cárcel, para conseguir que la nación entera, una nación que estaba muy dividida después del apartheid, se centrara en esta meta. Su ejemplo personal ha sido determinante.

Para mí el liderazgo de Mandela que aquí resumo y que está elaborado por una persona que no es un experto en el conocimiento del premio nobel de la paz, son aplicables en la educación, no solo aplicables, sino necesarios en una escuela que es siempre culturalmente plural, donde hay muchas diferencias entre los alumnos y donde las normas de convivencia a veces resultan difíciles de conseguir.

Características ineficaces del liderazgo en la escuela

Resumen: Se hace una lista de características ineficaces y se establece un modelo de trabajo para transformarlas. Es un trabajo a realizar teniendo en cuenta también la lista de características eficaces de la entrada anterior.

En la entrada anterior hemos hecho la lista de las características eficaces. Vamos ahora ha 806125_sincluir las ineficaces. Nuestra fuente de inspiración sigue siendo la misma: Gerald L. Ubben y Lawrence W. Hughes, The principal: creative ledadership for effective schools.

  1. Una visión rígida de lo que debe ser su aula o centro. Rígida significa lo contrario de flexible y flexibilidad es lo que permite adaptación tanto a situaciones personales de los alumnos como a variaciones del ambiente, de las condiciones del aprendizaje en que viven los alumnos.
  2. Un sistema de trabajo basado en la corrección de lo que falta con ausencia de motivación. El profesor tiene en su cabeza una idea fija de a dónde hay que llegar y corrige todo lo que falta para llegar a ese ideal, en  vez de estar atento a los progresos realizados en función de los puntos de partida.
  3. Lo más importante son los resultados y procedimientos por detrás de las relaciones y la persona. El profesor está atento a cumplir el plan que se ha fijado previamente y por ello está poco atento a las variaciones personales que se producen en su aula.
  4. Dificultades en la comunicación, rigidez, exceso de jerarquía, dispersión. Detrás está la idea de que es la autoridad del aula y como tal debe comportarse, es decir, que cuando habla debe ser escuchado sencillamente porque es el profesor. Se que estas frases suenan muy fuerte y espero que se entiendan bien. Desde luego hay momentos en el que el profesor es la autoridad, pero la comunicación de sus alumnos necesita de otros momentos diferentes en que el alumno pueda expresarse y la comunicación entre personas es comunicación entre iguales.
  5. Dirigir hacia sistemas “ideales” no constrastados con la experiencia. Es un profesor que quiere innovar, pero en realidad experimenta en su aula, porque no tiene escucha suficiente escuchar el impacto concreto en el aula concreta que tiene.
  6. No aportar soluciones, no se percibe ni se tiene en cuenta el potencial humano ni material. Manifiesta en el fondo una carencia de confianza en los alumnos, que se manifiesta en seguir el propio ritmo sin tener en cuenta lo que está sucediendo, porque en el fondo se considera incapaz de solucionarlo.
  7. Basar las decisiones en las filias y fobias y no en los resultados. Tiene una deficiente gestión emocional, lo que se manifiesta en que termina cogiendo preferencias por los alumnos que siguen su ritmo o su esquema, o sencillamente que se encuentran a gusto en sus clases. Esta actitud tiene una gran incidencia en el aula.

 Ahora utilizando tu lista de características eficaces e ineficaces rellenas el siguiente cuadro:

TENEMOS

NO TENEMOS

QUEREMOS

NO QUEREMOS

 

Una vez realizada la tabla (ojo: pueden aparecer características de las listas que ni queremos ni tenemos y representa que ya se ha hecho el trabajo de transformación, que no empezamos de cero) hay que realizar la conversión hay que transformar las características que hemos puesto en la casilla TENEMOS/NO QUEREMOS en características que puedan ser incluidas en la casilla QUEREMOS/NO TENEMOS. Cuando no queremos algo siempre hay algo que si queremos y que aún no tenemos. Este es el trabajo.

Ahora tenemos una o varias metas para mejorar el liderazgo, todos los elementos que terminen en la casilla QUEREMOS Y NO TENEMOS son elementos a incorporar. Según sea se establece un plan de acción para adquirirlas.

Características eficaces del liderazgo en la escuela

Resumen: se listan 7 características que convierten a un profesor en líder hoy, especialmente en su aula y en general en su trabajo, dentro de una redefinición del liderazgo en la escuela. Se invita a un trabajo personal con ellas.

«Es la dirección de la escuela la que establece la diferencia entre mediocridad y excelencia». 15444452_sEsta frase, (sacada de Gerald L. Ubben y Lawrence W. Hughes, The principal: creative ledadership for effective schools), nos ha inspirado en ISIE para trabajar el liderazgo a partir de sus características eficaces e ineficaces y realizando un trabajo para convertir características ineficaces en otras eficaces que no se poseen en equipos concretos. Es decir se trata de un ejercicio que sirve de análisis, de toma de conciencia de cómo está un equipo concreto, aporta elementos para determinar cómo concibe el liderazgo y da indicaciones de hacia donde mejorar.

Empezamos en esta entrada por las características eficaces del profesor-líder hoy:

  1. Cree en sus alumnos, en su potencial, tiene la idea de que los alumnos son capaces de encontrar sus propias soluciones. Esta es la clave, el profesor no es quien realiza el proceso de aprendizaje, no es el protagonista, sino que el protagonista es el alumno y la confianza en que puede hacerlo es imprescindible. Desde este punto de vista el profesor es un entrenador, un coach de sus alumnos.
  2. El sólo les apoya, es humilde. No les resuelve las tareas, ni las dificultades, les ayuda a hacerlo por sí mismo. Por tanto no tiene ni que saberlo todo ni que tener todas las soluciones preparadas, es consciente de sus propios límites en el aprendizaje y desde ahí es desde donde apoya.
  3. Implica a sus alumnos en el aula como lugar de desarrollo. Sabe motivarles. El aula es la palestra, el gimnasio del aprendizaje. El profesor busca el modo que de que cada día encuentren motivación y dónde recargar las pilas de la ilusión por aprender.
  4. Tiene destrezas de comunicación, sabe escuchar de verdad sin salirse del marco de referencia del alumno. Sabe escuchar al alumno detectando a la vez sus propios sentimientos, de modo que no actúa por simpatías o antipatías, sino que genera una empatía real.
  5. Detecta las necesidades de sus alumnos, y atiende cómo se sienten y qué les mueve. Es decir, el docente tiene habilidades y se ha formado en educación emocional y tiene capacidades de gestión emocional, sabe gestionar los estados emocionales y no trata de tranquilizarlos y eliminarlos cuando se hacen agudos en momentos clave. Afronta tanto los miedos, como los enfados y los estados de tristeza de sus alumnos.
  6. Predica con el ejemplo y es íntegro y honesto. Sabe ser él mismo. Vive la autenticidad. Es decir, no solo es sincero, porque la sinceridad puede tener esquinas cortantes si no se ha depurado de las propias insatisfacciones o pequeños o grandes fracasos, sino que tiene conciencia de que está sintiendo en el momento en que habla de modo que su propio estado emocional no se mezcle con las indicaciones. También en los momentos que considere oportuno comunica esos sentimientos personales que están activos e interactuando. Es decir, es primero honesto, sabe lo que siente, y luego sincero: dice lo que siente y piensa realmente.

a)      Se trata de que como docente revises tus propias habilidades y actitudes de una forma honesta y decidas sobre cada una de esas características. Cuál posees y cuál no. Y hagas tu propia lista de características eficaces.

b)      Si hay alguna característica que te parece que no aparece en la lista y la posees, ponla en tu lista y también en un comentario para mí.

c)       Espera a leer la siguiente entrada sobre las características ineficaces.