La clave del coaching

Resumen: La clave es para el coach no responsabilizarse de aquello que es responsabilidad de la persona que acude al proceso. Esto es lo que hace a la persona crecer. Entre las conversaciones profesionales, el coaching se distingue precisamente por estar atento a no hacerse cargo de las responsabilidades de la persona. El coaching tiene como base hacer crecer la libertad real de las personas.

Hay una pregunta en el coach debe plantearse en cada proceso que comienza: ¿Qué es lo 10030599_sque el otro cree que no puede hacer solo? ¿Qué es lo que la persona que acude a mi cree que no puede hacer solo?

Una persona acude a un proceso de coaching y hay dos premisas: (1) esa persona quiere conseguir algo, una meta un objetivo, y (2) cree que precisa ayuda para alcanzar esa meta, es decir, piensa que no es capaz de conseguir esa meta solo. Esto es así porque si cualquiera de esas 2 premisas no se da o la persona no acude a un coach o está confundida sobre lo que es un proceso de coaching. En este segundo caso bastará con que el coach le aclare que es el coaching.

Por tanto volvemos a nuestra pregunta clave que el coach debe realizar siempre: ¿Qué es lo que el otro cree que no puede hacer solo? La respuesta a esta pregunta va a determinar las posibilidades reales del proceso. Es decir: ¿Qué busca la persona en el coach?

 Y aquí aparece una de las cosas más importantes del coaching que lo ha hecho triunfar y que lo distingue de otras formas de conversación profesional. El coach debe plantearse siempre: la persona que ha acudido a él/ella como profesional: ¿Intenta responsabilizarle de algo que es de la persona? Esto es algo que le va a ayudar al comienzo del proceso, pero que debe estar presente a todo lo largo del trabajo. El coach debe estar pendiente para que la persona no intente responsabilizarle de algo que es de la persona.

Esta es la clave: el coaching busca siempre, esto es lo específico del coaching, que las personas se hagan responsables de sus procesos, de sus metas, de todo lo que les concierne. Este es un punto determinante. Por eso en el coaching no solo importa la meta sino también el camino, el desarrollo, el aprendizaje que la persona hace para conseguir su meta. Por esto precisamente el coaching implica un desarrollo personal, un crecimiento.

El coach no es un experto con una solución técnica, como puede ser un abogado, o un consejero financiero o incluso un psicólogo. Todos esos aspectos, en caso de ser necesarios, son responsabilidad de la persona y no del coach.

Por cierto, la imagen simboliza quizá una actitud de ayuda que no sería la del coach, en ese caso del profesor, este no debe hacer aquello que sus alumnos pueden hacer por si mismos.

Nuevo Año, propósitos y coaching emocional. FELIZ 2013!!!!!!!!!!

Resumen: El primer día del año es habitual tomar conciencia del tiempo que pasa y hacerse propósitos y planes para un nuevo año. Hay una aguda idea de Nietzsche: el hombre es el animal que puede prometer. Para hacer bien eso, para conseguir de verdad tus metas este año, haz un coaching emocional, o mejor, búscate un coach emocional. Va a estar pendiente de que tus objetivos salgan de tus tripas, sean de verdad tuyos, de tu realidad personal.

 Hoy es 1 de enero de 2013 y voy a romper una regla implícita que he mantenido desde que OLYMPUS DIGITAL CAMERAcomencé este blog en septiembre 2012. La regla es no dar consejos.

Primero voy a explicar esa regla implícita (que pienso seguir manteniendo después de hoy). Los consejos me parecen inútiles. Consigues que alguien haga algo, pero no le va a servir de verdad hasta que no esté convencido por sí mismo. Sí, sé que somos un animal social y que la autoridad por ello tiene un peso. Pero ese peso es para lo social, o si se quiere lo societario. Somos sobre todo personas con un corazoncito y hasta que las cosas no surgen de ese corazón, no las hacemos realmente nuestras, ni adquieren peso real en nuestra vida… ni en lo que decimos a los demás. Hacemos y decimos muchas cosas sin peso.

Así que soy de la convicción acendrada de que cada uno debe llegar a sus propias conclusiones y actuar de acuerdo con ellos. Por ello me gustó y convención tanto Carl Rogers cuando me metí a fondo en su idea de la terapia no directiva. En realidad no una terapia en el sentido clásico, sino un diálogo en el que lo que antes se consideraba un paciente, y otras líneas lo consideran un cliente, se transforma en una persona que va sacando sus propias conclusiones. Lo terapéutico, lo que sana la vida de las personas es precisamente actuar de acuerdo con las propias reales conclusiones, extraídas de un diálogo real.

cruce-de-caminos-1Y… ¿qué me ha llevado a querer cambiar una regla tan bien fundamentada? Este día de año nuevo es general tomar conciencia del tiempo que pasa y hacerse propósitos y planes para un nuevo año que se nos presenta delante. Es un día en que aflora algo así como la idea de: voy a aprovechar el tiempo, voy a hacer algo productivo con mi vida. Todas estas ideas implican que vemos como posible. Es decir, en este año 2013 podemos perder el tiempo, y también no hacer cosas productivas con nuestra vida.

Estos pensamientos me han traído a la cabeza una aguda, como tantas suyas, idea de caminoNietzsche: el hombre es el animal que puede prometer. Prometer significa hacerse cargo del tiempo. Por lo tanto lo que Nietzsche afirma es que el hombre es el animal que se hace cargo del tiempo, el único que vive con una noción del tiempo, y una noción del tiempo con responsabilidad: somos responsables del tiempo, de nuestro tiempo. Esto es algo propio de los seres humanos.

Juntando la idea de los propósitos de comienzo de año y la idea de responder de nuestro tiempo es como se me ha venido a la cabeza la idea de dar un consejo. Para hacer bien eso, para conseguir de verdad tus metas este año, haz un coaching emocional, o mejor, búscate un coach emocional.

mar-21Porqué emocional: porque va a ser no directivo, es decir va a procurar en todo momento que sean tus propias y personales metas, va a estar pendiente de que tus objetivos salgan de tus tripas, estén arraigados en tu vida. Esas son de verdad metas reales. Las demás pueden ser interesantes, pero si no están en tus tripas, no están enraizadas en tus emociones y sentimientos personales, a lo sumo serán ocurrencias, ideas que se lleva el viento, que se llevará el viento. Por el contrario, el coach sabrá que la meta surge de verdad de tus tripas porque te producirá alegría de fondo, te proporcionará felicidad.

Así que reitero mi consejo: en este año 2013 busca un coach emocional que te ayude a conseguir tus metas personales.

Fotografía: “Crossroads” (C) by http://www.martin-liebermann.de