20 claves para la educación del siglo XXI

La Fundación Telefónica a lo largo de todo el año 2013 ha realizado un simposio internacional sobre la educación en el siglo XXI. A partir de ahí ha resumido las conclusiones en 20 claves, de las que bastantes afectan directamente a la educación emocional.20 claves educativas Telefonica

http://www.fundacion.telefonica.com/es/arte_cultura/publicaciones/add_descargas?doc=20%20Claves%20Educativas%20para%20el%202020&pdf=media/publicaciones/20_claves_educativas_para_el_2020_es.pdf&type=publicacion&code=257

Sigue leyendo

Alabanza del aburrimiento

Resumen: Teresa Belton, investigadora inglesa, destaca la importancia del aburrimiento para fomentar la creatividad en los niños. Los momentos de aburrimiento también son necesarios, especialmente en las fases en que hay crear la propia capacidad de iniciativa.

2434524_sTeresa Belton es una investigadora inglesa, experta en problemas de la infancia y del aprendizaje y que ha realizado su tesis doctoral con una investigación sobre la influencia de la televisión y los videos en la capacidad de contar historias de los niños entre 10 y 12 años. Ahora ha publicado un estudio (Belton, T. (2008) «A Fresh Look at Boredom«, Primary Leadership Today, Issue 13) sobre el aburrimiento, y encuentra una conexión entre aburrimiento y creatividad a través de entrevistas a artistas y escritores sobre recuerdos de la infancia.

El aburrimiento es una emoción que se dispara cuando no hay emociones y nos incita a movernos para buscar algo que nos interese, que nos emocione. No podemos vivir sin sentir, sin alguna emoción y el sistema emocional se ha proporcionado este sistema. No podemos vivir sin movernos, no podemos vivir sin cambio y el aburrimiento es el modo que el sistema emocional tiene para conseguirlo.

Lo novedoso de la aportación de Teresa Belton es que son necesarios a nuestro sistema esos momentos de aburrimiento. Se trata de los momentos de reelaboración interna que nos permiten enfocar las cosas de un modo diferente. Aunque el aburrimiento sea una emoción desagradable es una emoción importante porque da lugar a una intensa reorganización de intereses. Es un parón que permite darse cuenta del mundo de otra forma reorganizarlo. Las reorganizaciones del mundo son las que permiten la creatividad. Estamos ante una emoción desagradable pero, como todas, positiva para la persona.

En esto el aburrimiento tiene una similitud con la tristeza, que también es un momento de reorganización interna y también un momento intensamente creativo. La diferencia entre ambas es que la tristeza se refiere a vínculos, a pérdidas en la vinculación afectiva. En el aburrimiento no hay tal perdida, los vínculos están presentes, pero ya no proporcionan satisfacción. Por ello hay que «rebuscar» en ellos para encontrar algo que nos proporcione de nuevo ese cosquilleo de excitación que nos hace movernos a por metas. En el aburrimiento la percepción emocional es que no hay nada, y realmente lo hay, pero no hay nada que en ese momento nos interese. Esa toma de conciencia va a llevar a reelaborar, a reelaborar nuestra relación afectiva con el mundo.

Lo significativo de las investigaciones de T. Belton es que el aburrimiento es necesario en la infancia. Demasiada activación, una hiper-estimulación, sin tiempos de aburrimiento y, por tanto, de reelaboración, mata o al menos reduce la imaginación y la creatividad. No podemos dar todo hecho a los niños, ellos tienen que crear su propio mundo, por eso hay que dejarles los momentos para que se aburran e inventen. El sistema emocional tiene una propia dinámica y una propia forma de adaptación. Hay que dejarle los espacios, tener paciencia y dejar que el niño se busque sus propios caminos. Televisión todo el tiempo, juguetes demasiado elaborados, dejan poco espacio a la propia elaboración, a la propia iniciativa.

Tristeza y creatividad. Reivindicación de la tristeza

Resumen: Una visión de la tristeza desde su función en el mundo vinculativo-emocional de los alumnos (y de las personas en general). La tristeza está relacionada con la creatividad. Acompañar la tristeza es una herramienta necesaria de gestión emocional para profesores y maestros.tristeza

La tristeza es una emoción mal aceptada. Normalmente cuando vemos a alguien triste, la reacción más habitual es algo como: «¡anímate!». De algún modo nos pesa percibir tristeza en las personas y reaccionamos con un consejo, especialmente en los contextos educativos. No nos damos cuenta que es un consejo que, así sin más, es difícil de seguir. Para un profesor, además, la tristeza puede ser percibida como un obstáculo, ya que percibe a su alumno alicaído, sin o con menor interés en lo que se hace en clase.

Sin embargo la tristeza es una emoción importante, muy importante. La tristeza se genera por la constatación y aceptación de una pérdida, pérdida que sentimos incide en nuestro mundo afectivo-relacional, tal como lo percibimos.

Esa pérdida puede ser de una persona, lo que constituye la pérdida por antonomasia que triste2incide en nuestro mundo de vínculos afectivos, y también una pérdida de estatus, de pertenencia a un grupo por rechazo, de situación económica y/o social, etc. Es decir, una pérdida que obliga a reevaluar nuestra visión del mundo, el modo en que nos concebimos en el mundo, nuestra imagen personal de nosotros mismos en nuestro entorno.

Para realizar esa nueva evaluación de la propia imagen del mundo se necesita mucha energía, energía que se emplea interiormente y se detrae de la acción. Por ello la tristeza quita la energía de la acción y la sitúa en la interioridad. Esto provoca que la persona triste sea percibida sin energía, ya que esta parece haber desaparecido. La persona está trabajando con el elemento más básico, previa a cualquier acción: la propia imagen de si mismo en el mundo.

A la vez, y precisamente por ello, esta remodelación del mundo interior es un momento muy creativo, donde se abren múltiples posibilidades. Es la oportunidad misma de crear algo nuevo, un nuevo mundo personal, un nuevo modo de ver el mundo, una nueva imagen de sí mismo. Por esto, la tristeza genera esos momentos creativos , de novedad, de cambio verdaderamente radical.

Esto se ve claramente en el arte, los artistas, que necesitan crear algo nuevo, encuentran con mucha frecuencia inspiración en la tristeza y esta emoción se encuentra en el origen de algunas de las más bellas obras de arte, tanto de la literatura, como de la música o la pintura y el cine. Somos capaces de novedades radicales cuando la tristeza nos embarga.

triste3Debido a esa nueva creación, a esa apertura interna radical que genera la tristeza, al salir de ella podemos en épocas fuertemente constructivas, porque ya sabemos cómo construir de un modo nuevo y nos ponemos a la tarea.

Para los profesores o maestros la aceptación positiva de la tristeza es un elemento clave del recorrido educativo de sus alumnos. Saber primero aceptar y luego recoger la tristeza y canalizarla. A continuación tener paciencia porque el ritmo de la tristeza es lento. Todo esto es un acompañamiento necesario para los alumnos. En resumen saber gestionar la tristeza es un elemento clave en la educación.

Soy consciente de que quedan muchos temas que tocar sobre la tristeza, en esta entrada solo pretendía tocar esa conexión que existe entre tristeza y creatividad, que me parece una de sus funciones clave.

El regalo

Resumen: el regalo despierta emociones: alegría, sorpresa. Regalo y novedad van de la mano. El regalo es gratis, es dar algo a cambio de «nada», este “nada” lleva a entender los motivos del regalo. Hay dos motivos:  (a) El regalo se dirige directamente a la persona, valora la persona. (b) Expresar el agradecimiento por algo que has hecho por mí, y que considero que no te puedo pagar.  

El regalo es un elemento de la vida cotidiana, tan integrado en ella que quizás se nos escapa Surprisela importancia que tiene y la profundidad humana que saca a la luz. Vamos a verlo empezando por los sentimientos que despierta en nosotros. El primero y más notorio es la alegría. El regalo está unido a la alegría. Esto bastaría ya para indicarnos que estamos tocando la fuente de algo importante: la presencia de la alegría ¿no señala que estamos ante algo vital, ante algo relacionado con la vida? La alegría es un sentimiento que indica que algo positivo nos está sucediendo, que algo bueno le ocurre a nuestra vida. La alegría marca con su presencia todo lo experimentado como positivo, sea relacionado con la vida física, sea moral, sean expectativas que se cumplen o esperanzas que se abren, etc. Que la alegría este ligada al regalo nos indica que experimentamos el regalo como algo hondamente positivo.

El regalo está también ligado a la sorpresa, el regalo debe ser una sorpresa y es 3829598sorpresaeste un aspecto que se cuida siempre, hasta esa tradición de achacar a los Reyes Magos (o a toda una serie de personajes), un momento especial de regalo: es misterio hasta el origen del regalo. En cualquier caso la sorpresa del regalo es algo que rompe la monotonía, que introduce un elemento de novedad en la vida, tan avariciosa normalmente en mostrar un aspecto diferente. Regalo y novedad van ligados. El regalo es algo nuevo, creativo en nuestra vida, por eso todos los quebraderos de cabeza al hacer un regalo: debe ser algo diferente, algo que no se espere, pero que acierte, algo que se aparte de lo ordinario. Es curioso, la novedad es difícil, supone en cierto modo salirse de las leyes de lo necesario, de lo que se da obligatoriamente, es por eso un producto de la libertad. La libertad es la que es capaz de inventar, de crear lo nuevo. El regalo conecta con esta fuente.

El regalo no se encuentra cómodo con una mentalidad materialista de nuestra cultura. El regalo es gratis, es dar algo a cambio de «nada». Bueno, este «nada», como se puede comprender, se refiere a bienes económicos: no se da un regalo para que se pague en dinero o de otro modo.

De todos modos no hace falta ser muy materialista para darse cuenta de que nadie da algo a cambio de «nada» en absoluto. Entonces ¿a cambio de qué «algo» se da un regalo? La primera impresión al recibir un regalo es: «alguien se acuerda de mí!» (poniendo el énfasis en el «mí»), es decir, me valora a mí, al sujeto que recibe el regalo. El regalo se dirige directamente a la persona, valora la persona, es decir con un regalo se da «algo» a cambio de una valoración de la persona. En síntesis el regalo dice: «es bueno que tu existas» (Piepper). Esto explica porque el cumpleaños es un día para hacer regalos. El cumpleaños es un día para ser celebrado especialmente, porque está ligado a la valoración del otro, a su misma existencia: es el día en que ha aparecido a la vida, un día para el agradecimiento; agradezco que existas: ¡es bueno que tu existas! Esto explica también los regalos entre las personas que se quieren: el regalo expresa que quieren valorar que el otro está ahí.

Alegria-a23683329Esto nos lleva a un aspecto nuevo: el regalo está ligado al agradecimiento. Gratis y agradeci­miento (dar las gracias) son palabras que están etimológicamente y en la realidad diaria ligadas. El regalo expresa agradecimiento, simplemente porque tú existes o por lo que haces por mí. Esta última es la segunda y clara motivación del regalo: expresar el agradecimiento por algo que has hecho por mí, y que considero que no te puedo pagar. Puede ser que sea un servicio o prestación que se paga, en tal caso con el regalo queremos agradecer algo que esa persona ha hecho y que consideramos no iba incluido en el pago realizado.

Para abrir boca sobre el regalo me parece que con esto es suficiente, pero seguiremos con el tema, porque tiene indudablemente peso en nuestras relaciones y en nuestra afectividad.