El giro de la publicidad: hacia las personas y su autoestima. Campofrío, navidad 2012.

Resumen: Campofrío ha pegado un giro a la publicidad, desde el producto a las personas. Y se ha enfocado en la autoestima nacional, reconociendo los logros. No se puede estar mucho tiempo sin algún reconocimiento, años de malas noticias, porque desilusiona. Luego logros y éxitos obtenidos y ver que lo importante es lo que se refiere a la vida y a la felicidad. Con eso se pueden conseguir las metas.

La publicidad tiene una ventaja: para hacer llegar su mensaje debe estar muy pegada a la campofriogente, a las necesidades de la gente. La gente aquí es la gente normal, la gente de la calle, lo que se denomina opinión pública, pero que por manido y manipulado ha dejado de ser opinión de peso. Para la publicidad no.

Y campofrío ha sabido recoger el estado de ánimo en su campaña de navidad, girando su anuncio del producto que busca vender, hacia las personas, las personas concretas que pasan a ser protagonistas.

El centro del anuncia es la autoestima nacional, trenzada a través de la elaboración del curriculum vitae. La autoestima es una necesidad, la necesidad de reconocimiento, que se alimenta con los logros. Y el texto del anuncio es ir recorriendo los logros de españoles: el deporte, el tren de alta velocidad, los oscars, etc.campofrio_8834_645x

Campofrío se ha dado cuenta de esta necesidad y ha apuntado directo a ese reconocimiento de las personas, de ahí el giro radical y la incidencia del anuncio que ha acertado con el corazón de mucho. Son razones del corazón.

La autoestima, tanto la personal como la social es necesaria, es necesaria para emprender tareas grandes. No podemos estar mucho tiempo solo con malas noticias, cogeríamos el mismo desánimo que un alumno al que le suspenden todos los exámenes durante 7 meses seguidos. Y llevamos años de malas noticias. Por eso un poco de reconocimiento restablece también la verdad, la verdad sobre nosotros.

campofrio2Lo importante es lo que se refiere a la vida y a la felicidad de las personas. Con eso se puede lograr cualquier meta.

Me ha parecido oportuno hacer por nuestra parte este reconocimiento a Campofrío porque ha demostrado tener Inteligencia emocional

Carl Rogers y la única motivación: la tendencia a la actualización

Resumen: Para Rogers, la única motivación humana básica es la propia tendencia a la realización. Una tendencia intrínseca a desarrollar las propias potencialidades. Se trata de la persona auténtica, conectada consigo mismo. Es una creencia, una convicción. «No necesitamos mejorar; sólo hemos de soltar lo que nos bloquea el corazón». Y, añado yo, después el corazón será capaz de hallar por si mismo el camino, nuestro camino.

Para Rogers, la única motivación humana básica es la propia tendencia a la realización, un impulso a la actualización que todo ser vivo biológico tiene. Henri Bergson lo denomina: Élan vital, que se puede traducir como “fuerza vital” o “impulso vital”. Es la fuerza que causa la evolución y desarrollo de los organismos. Esa tendencia esta inscrita en el ser y se manifiesta en las emociones, que son la respuesta vivencial a las diversas situaciones.

En las palabras de Carl Rogers: “Cada organismo está animado por una tendencia intrínseca a desarrollar todas sus potencialidades y a desarrollarlas de forma que favorezca su conservación y su enriquecimiento.

La persona que funciona de una manera integrada, unificada y efectiva tiene confianza en las direcciones que inconscientemente escoge y confía en su experiencia organísmica. Se trata de la persona auténtica, conectada consigo mismo. La dificultad se encuentra precisamente en que podemos estar desconectados de lo que sentimos. Pero ahora nos estamos centrando en la afirmación de que esa tendencia existe. Se trata de algo así como de la fuerza de la vida en los organismos vivos.

Un ejemplo de Rogers puede servir para explicar de qué estamos hablando: «Recuerdo que en mi niñez guardábamos nuestra provisión de patatas para el invierno en el sótano, varios pies debajo de una pequeña ventana. Las condiciones eran desfavorables, sin embargo de las patatas salían unos retoños que eran una especie de expresión desesperada de la tendencia direccional que he estado describiendo. Nunca llegarían a ser una planta, nunca realizarían su potencial real. Pero bajo las circunstancias más adversas, luchaban por llegar a ser». En «El poder de la persona».

Yo solo quiero subrayar que es una creencia, una convicción que puede surgir después de la observación de muchas personas, después de estudiar detenidamente el organismo humano. A mi me parece una convicción clave si se quiere trabajar con las emociones. En ella se apoya la confianza en cada persona en singular.

Concluyo con una idea de Jack Kornfield coherente con este pensamiento: «No necesitamos mejorar; sólo hemos de soltar lo que nos bloquea el corazón». Y, añado yo, después el corazón será capaz de hallar por si mismo el camino, nuestro camino.

Noor imagina cosas que no tiene

Noviembre 2012. Hace ya meses que Noor juega imaginando cosas que no existen. Lo hace con sus hermanos, especialmente su hermano Ismael de 15 años. Se trata del  conocido juego infantil de quitar la nariz. Su hermano hace que le quita la nariz con los dedos de la mano haciendo una pinza y le dice: «me llevo tu nariz», o frases similares.

Siempre me ha sorprendido la seriedad con la que Noor se ha tomado el juego y no permite que el otro se quede con su nariz (imaginaria) y se enfada hasta que se la devuelve. Esto como es de suponer hace mucha gracia a su hermano que insiste de nuevo en hacer que se la quita,  y de nuevo el enfado de Noor para recuperarla. Para Noor no parece algo imaginario sino algo que sucede de verdad.

En las quizá últimas 2 semanas Noor ha empezado a jugar a repartir comida imaginaria,  y nos tiene a toda la familia comiendo tartas o diferentes cosas que saca de un plato vacío o, como ayer, de un pequeño cuenco que llevaba su chupete. De ese modo ella imita lo que hacemos su madre y yo en la cocina.

La imaginación es un elemento fundamental que permite experimentar el mundo, un mundo creado, pero que va a poder ser real. Es un mundo que imita el mundo que ella observa, pero al imaginarlo le permite manejarlo, utilizarlo. Para ella es importante, es real e insiste hasta que te comes la tarta imaginaria. Y una vez que ya ha conseguido que los demás entren en su juego, elemento que me parece importante, entonces ya no para, venga a traer cosas y todos a comer, ayer cenamos 3 veces antes de que llegase la cena preparada por mi.

Luego también es un elemento relacional importante que le permite jugar un papel que la sitúa en el centro de las relaciones familiares. Luego es desarrollo de la imaginación, de la exploración del mundo y también de las relaciones, y ambas de un modo relacionado. La exploración del mundo y la de las relaciones van de la mano.

La última creación de su imaginación tiene ya mucha más consistencia: ahora tiene un perrito imaginario, con una correa imaginaria y lo pasea cuando va a pasear al parque como esta mañana. Una vez yo la he cogido para saltar una pequeña valla de la zona de juegos y ella ha vuelto atrás a ayudar a su perrito imaginario a que también saltase la valla. También le ha enseñado a cruzar la calle, y ha habido un problema al entrar al ascensor de vuelta a casa. El perrito debía llamar al ascensor, así que yo le he tenido que explicar que los perros no llaman al ascensor, porque me veía esperando a que el perrito se decidieses a hacerlo. Ahora es un ser vivo que ella cuida, que conecta con sus juegos, que hace vínculo.

Me  parece importante también el punto de vista de la recepción del juego. Si la familia no le hiciese caso el juego se acabaría, o se haría con dificultad y con ella su experimentación del mundo y el desarrollo de su imaginación.

La etapa de infantil y el sistema educativo

Resumen: Existe un gran interés por parte de los profesor@s de Educación Infantil en la Educación Emocional.Se trata deuna etapa que se encuentra en plena evolución. Pero cuandotermina la etapa infantil:«Termina el juego y ahora nos vamos a poner a lo serio». Letras y números se convierten en parte de un calvario que muchos niños soportan. Creo en una revolución del sistema educativo.La educación emocional dispone de un arsenal de herramientas para ese cambio

 

Estos días de noviembre, todo el equipo ISIE está recorriendo España en una serie de encuentros de formación organizados por Oxford University Press. Se trata de un bloque formativo integrado por una parte de Habilidades del Pensamiento y otro por Educación Emocional, que es nuestra parte. La formación continuará con un curso on-line de 15 horas para cada una de las dos partes. Ya he hablado en otra entrada, pero querría añadir unas ideas que me han ido surgiendo.

La respuesta a esta propuesta formativa ha sido increíble y los grupos que estaban previstos para 100 personas, están llegando a 250 y 300.

En la parte que me corresponde constato un gran interés por parte de los profesor@s en la Educación Emocional y las herramientas que proporciona, comunicación no verbal, regulación de emociones, autoconocimiento emocional.

Compruebo de nuevo que en Educación Infantil se utilizan muchas herramientas, de modo que en esa etapa los niños juegan, se mueven en clase, hacen dinámicas, actividades, utilizando todos los sentidos y todas las posibilidades de desarrollo y creatividad. Se cuida la curiosidad y la experimentación que hace del niño.

Se trata de una etapa que se encuentra en plena evolución, con mucha innovación por parte del profesorado. De tal modo que la idea de «guardería» ha pasado al baúl de los recuerdos y las estructuras se han transformado en Escuelas Infantiles o etapas de infantil de los colegios, abiertas a la novedad y a todo lo que pueda servir para fomentar el aprendizaje de los niños.

Mi preocupación es que todo este esfuerzo de renovación, todos esos niños, que juegan y participan en clase, terminan  su etapa infantil y de pronto se enfrentan a un plan mucho más rígido, apoyado en dos troncales, lectoescritura y números, en la lengua y las matemáticas. Troncales que ya van a acompañar al alumno hasta el final de sus días en el colegio.

«Termina el juego y ahora nos vamos a poner a lo serio», es la instrucción que el sistema educativo da a los alumnos. Estos sufren verdaderos traumas y les cuesta ajustarse a un modo de aprendizaje tan rígido. Los niños viven la cultura de hoy día, centrada en la imagen y en interactuar a través los TIC, todos los aparatos que la tecnología pone a su alcance, y que a sus 6 años ya dominan en una medida muy amplia. Su formación hasta ese momento ha sido muy abierta y creativa, respetuosa y potenciadora de sus capacidades. Letras y números se convierten en parte de un calvario que muchos niños soportan.

Yo no tengo una solución global a esto, y no creo en una nueva reforma del sistema educativo, porque este ya ha sufrido demasiadas reformas. Creo en una revolución del sistema educativo, revolución que comienza por los profesores que introducen modos nuevos de relación con el alumno, que entienden que su rol ha cambiado. Es una revolución que cambia las personas, que se dirige a la formación integral de los alumnos y no solo a la académica. Soy consciente de que se necesitarán cambios legislativos en un sistema educativo en el que se controla todo, pero esos cambios deberán ir en la línea de un menor control, de una actitud de mayor confianza en este profesorado que se mueve por el cambio y la innovación.

La educación emocional dispone de un arsenal de herramientas para ese cambio. Necesita de personas que quieran adquirirlas y aplicarlas, que quieran cambiar los modos de actuación, que quieran cambiar la relación con los alumnos, que confíen de verdad en las capacidades de aprendizaje de cada alumno, que generen aprendizaje significativo, que se propongan cada curso como objetivo el bienestar de sus alumnos.

Estas jornadas de formación para los profesor@s de infantil me han dado nuevas esperanzas para ella. Este es el camino del cambio.

Noor es un perrito: Los primeros juegos simbólicos y el vínculo

Noviembre 2012. Desde mitad de octubre, Noor se ha dedicado a jugar a ser un perrito. Antes nunca había hecho nada en el que figurase que no era ella. Ahora de pronto se pone a gatas, y dice que es un guau-guau, que es como ella llama a los perros, y cuando yo respondo guau, ella dice: «tú no guau, tu papá». Así llevamos 4 semanas y no parece cansarse. Su madre no quiere que se manche tanto y le dice que de pie, pero ella insiste en ir a gatas.

Yo sé que en los programas de estimulación temprana el gateo es positivo y se utiliza porque estimula la conexión de neuronas debido a que exige coordinación y lateralidad.

Pero sobre todo me parece un salto en su consideración de sí misma. Noor todavía no utiliza su propio nombre, hasta hace poco ni siquiera decía yo, que acaba de aparecer en su vocabulario, decía «de mi» para referirse a sí misma. Y ahora de pronto puede ser otra cosa, otro ser vivo. Es vivir desde otro punto de vista, es representar un papel, porque tiene conciencia de no ser un perro, aunque cuando juega se lo toma tremendamente en serio.

Desde luego el juego va dirigido a fomentar el vínculo porque ella viene hacia mí para que yo le acaricie, le diga cosas como se dicen a los perros, también más en general para que le haga caso, por eso no permite de ningún modo que yo deje de ser «papá». Es un juego que le permite recibir una atención especial, un motivo para atraer mi atención. En resumen un nuevo motivo de vínculo conmigo. Solamente ayer ha jugado al perrito, y lo ha sido, para alguien que no soy yo: dos primos, uno de 4 años y otra 6 meses menor que ella.

Luego el vínculo emocional ha sido uno de los impulsos más importantes que ha recibido para emprender su juego. El vínculo es el modo que le permite atender sus necesidades y encontrarse segura.

Sobre tener un cuerpo (leyendo de nuevo a Gabriel Marcel)

Resumen: El cuerpo es algo que se tiene sin cuerpo no tenemos nada. Es el cuerpo el que posibilita el tener cualquier otra cosa. Tener afecta al yo, al ser, a lo que somos El cuerpo lo somos y lo tenemos El pasado del cuerpo es la historia de nuestra vida acumula los sucesos de nuestra historia. Registra el paso del tiempo. El trabajo sobre las emociones es también salud, porque repara el cuerpo

Hoy día está bastante difundida una noción que llamaré mecánica del cuerpo. El cuerpo es algo que se tiene, se le pueden y se le deben cambiar piezas, mejorar la imagen que da de nosotros, de quienes somos, se le presenta «bonito», etc.

También se puede decir que:

1) sin cuerpo no tenemos nada, es el cuerpo el que posibilita el tener cualquier otra cosa. El cuerpo es así para el hombre el instrumento de todos los instrumentos.

2) todo tener afecta al yo, al ser, a lo que somos. No es lo mismo ser rico que no serlo, tener casa que vivir en la calle. Lo que tenemos afecta al modo en que nos vemos a nosotros mismos y al mismo modo en que nos presentamos a los demás. Además varía también el modo en que los demás nos ven a nosotros.

3) tener cuerpo no es como tener cualquier otra cosa. Las cosas podemos disponer de ellas, abandonarlas. El cuerpo no podemos dejarlo, nos afecta a nosotros mismos, a nuestro yo en directo.

Conclusiones:

1) el cuerpo, por tanto, se encuentra en la frontera entre el ser y el tener. «Ser», nuestro yo es aquello de lo que no podemos disponer, salvo el suicidio (y, el suicidio, ¿dispone del yo?), que en realidad no es disponer, sino eliminar, y además se dirige en directo contra el cuerpo. Lo que eliminamos es el cuerpo, precisamente porque con nuestro cuerpo somos, y sin nuestro cuerpo no somos. Por tanto, el cuerpo lo somos y lo tenemos. Es inseparable de nosotros, no hay un yo y un cuerpo pensables de modo separado. Es una dualidad falsa.

2) el «tener» tiene siempre que ver con el pasado. Algo que tengo viene siempre de haberlo obtenido en algún momento del pasado. Si tenemos el cuerpo es que lo hemos obtenido en algún momento del pasado. El pasado del cuerpo es la historia de nuestra vida, porque todo lo que hemos tenido ha pasado de algún modo por él. El cuerpo es nuestra historia, acumula los sucesos de nuestra historia. Registra el paso del tiempo. El cuerpo es el registro de nuestra historia. El cuerpo almacena las emociones, nuestros sentimientos están en el cuerpo. El cuerpo es el archivo de lo sucedido a lo largo de la vida, lo resuelto y lo no resuelto.

3) Podemos trabajar nuestro cuerpo, realmente es lo que podemos trabajar. No trabajamos en directo sobre el yo, sobre lo que somos, para hacerlo siempre pasamos por el cuerpo.

4) El trabajo sobre las emociones es también salud, porque repara el cuerpo, elimina los conflictos no resueltos que estaban almacenados en el cuerpo.

Noor: su comunicación

Resumen: Siempre se ha comunicado eficazmente comunicación corporal en todas sus posibilidades. El vínculo es para ella muy importante: elige en función de la fuerza del vínculo afectivo que percibe. Para ella son muy importantes objetos con los que tenga afecto

Voy a sacar algunas conclusiones sobre su comunicación, una vez que he hablado en una entrada anterior de su lenguaje. Hay una distancia mayor de lo que se cree entre comunicación y verbalización, es decir posesión de un lenguaje verbal, y en una niña de esta edad esta distancia se observa netamente.

Siempre se ha comunicado eficazmente. De un modo u otro siempre he terminado sabiendo que quería, y su madre y sus hermanos también. Poseía muy pocas palabras y sin embargo se ha comunicado y francamente bien. No solo consigue hacerse entender sino que sabe manejar tanto a mí, como a sus hermanos, para que hagamos lo que quiere. Es decir buena comunicación y buen manejo de las relaciones.

Hecha esa constatación hay que ver cuál es el «lenguaje» que utiliza, ya que posee muy pocas palabras. La contestación no es otro que la comunicación corporal en todas sus posibilidades: llanto, enfado, gestos de afecto (los besos ha tardado en darlos, no así caricias o abrazos). Y este lenguaje corporal es muy eficaz, y se percibe. Y me añado que me sorprende que no se estudie y aprenda más, pues es un componente constante de la comunicación, aunque nos dé la impresión de que el lenguaje verbal lo tape a partir del momento en que aparece.

Especialmente buen manejo de la atención hacia ella, algo en lo que pone interés y desde lo que se comunica. El vínculo es para ella muy importante. Sus relaciones van en función del vínculo afectivo. Es decir funciona desde el sistema emocional para establecer sus relaciones. Según la fuerza del afecto, vínculo, hay aceptación o rechazo. Los demás perciben con claridad este lenguaje del vínculo y lo respetan, y mucho. Si ella quiere estar con una persona, el entorno acepta esto, menos pequeños celos que hace surgir entre padre y madre y entre los hermanos por su aceptación o rechazo.

Lo matizo, yo no percibo rechazo emocional en Noor, ya he hablado específicamente de la ausencia de asco en ella, sino que elige en función de la fuerza del vínculo afectivo que percibe. Los más fuertes son los de su padre y su madre, después sus hermanos, de modo que si se siente insegura, va a meterse entre las piernas de quien tenga con ella mayor vínculo de los que estén presentes. Es decir emocionalmente no funciona desde el rechazo, sino desde la inseguridad-seguridad, que emocionalmente se encuentran dentro de la familia del miedo.

Esto funciona tanto para las personas como para las cosas. Para ella son muy importantes objetos con los que tenga afecto, por ejemplo los caballos que han sido sus muñecos desde muy pequeña (no ha tenido en realidad muñecas, sino unos cuantos caballitos). Siempre ha querido llevarse los caballos o diversas otras cosas a la escuela infantil, aunque enseguida comprendió, yo no tanto, que no podía meter los objetos en la clase y me los daba junto al chupete en el momento de entrar.

He de decir que para mí el chupete, que no ha cogido hasta el año y algunos meses, cumple esta misma función: es un elemento afectivo que le proporciona seguridad y contacto afectivo constante. Ella pone a tención a sus chupetes, los cuida, los lleva encima, etc.