La Educación Emocional es una metodología vivencial

15174088_s

Desde hace mucho tiempo ya en todos los cursos que realizo hablo de que la metodología necesaria para implementar la Educación Emocional debe ser vivencial, pero… ¿qué significa esto? Sigue leyendo

Las necesidades del ser humano y el sistema emocional

piramide necesidades MaslowLas necesidades del ser humano son variadas y complejas, formando todo un sistema que interacciona. Abraham Maslow lo dejo reflejado en la pirámide que lleva su nombre. Lo que no aparece en la pirámide es el detector emocional de cada necesidad. Y sin embargo debajo de cada emoción hay una necesidad. La clave de la gestión en Educación Emocional es llegar a descubrir precisamente cuál es la necesidad que se encuentra debajo de cada emoción.

Sigue leyendo

La familia “NO” es una “dictadura benévola”

familia en la cama

Me he encontrado en el blog de una organización cuya finalidad es la familia, la siguiente afirmación sobre la paternidad “La familia no es una democracia; es una dictadura benévola. En ella hay un gran respeto por los sentimientos de los niños y estos se comprenden, pero es necesario trazar una línea y establecer límites. La disciplina debe ser buena y consistente y debe enseñar y no castigar o avergonzar”.

Sigue leyendo

Estamos donde está nuestra atención

He escrito una entrada en mi blog de Antropología Emocional sobre cómo funciona la atención que recomiendo como introducción a esta, que quiero sea mucho más práctica.

Para ello comienzo por el título: estamos donde está nuestra atención, nos encontramos presentes allí donde esté nuestra atención. Donde no hay atención, no hay presencia. Esto es algo muy obvio. Si un niño está distraído en clase y lo observamos le vamos a decir: «Fulanito, vuelve aquí con todos!».  Mi madre me decía: «estás en Belén con los pastores», con ello me quería decir que no estaba allí presente, que mi atención se había ido detrás de mi imaginación, en mundos despegados de la tierra.4555685_s

Sigue leyendo

La cultura del esfuerzo

Con frecuencia oigo hablar de la cultura del esfuerzo en contextos educativos y he de reconocer que siempre goza de gran predicamento y aceptación y logra el consenso de los asistentes: hay que conseguir que los alumnos pongan “esfuerzo”, actúen por “esfuerzo”. Además se palpa una cierta nostalgia: antes sí que se esforzaban los alumnos, la cultura del permisivismo los ha echado a perder.

24636329_s

Sigue leyendo

La educación, la esclavitud y las máquinas

Hay algunas cosas que están en el marco de cómo entendemos debe ser la educación y que efectivamente no nos planteamos. Una de ellas es que la educación debe ser para todas las personas. Es decir damos como un principio el que la sociedad, cada sociedad o Estado concreto se debe organizar para que todas, absolutamente todas, las personas que nacen en su seno reciban una educación. Esa educación les debe capacitar para poder vivir adecuadamente, y no sencillamente sobrevivir en esa sociedad en la que nacen. Entendemos por ello que la educación es el modo en que los ciudadanos se preparan para la vida en la sociedad, en una determinada sociedad.

En esta consideración no tenemos en cuenta demasiado la historia. Y la raffaello-lascuoladegliateniesihistoria nos dice que eso no ha sucedido nunca. Todas las civilizaciones que hemos conocido se han forjado por el liderazgo de una élite que detentaba el monopolio del poder político, económico y de la educación. La sociedad más orientada a la educación de los ciudadanos que conocemos, y cuyos frutos siguen estando vigentes aún hoy día, es la sociedad griega clásica. En esta la educación, que fue el artífice de su grandeza y de sus realizaciones, no estaba dirigida a la totalidad de las personas, sino solo a los que tenían la ciudadanía, a un grupo escogido, a una élite. El resto de la sociedad, los esclavos, era la fuerza de trabajo sobre la que ese grupo escogido vivía.

Sigue leyendo

La clave del coaching

Resumen: La clave es para el coach no responsabilizarse de aquello que es responsabilidad de la persona que acude al proceso. Esto es lo que hace a la persona crecer. Entre las conversaciones profesionales, el coaching se distingue precisamente por estar atento a no hacerse cargo de las responsabilidades de la persona. El coaching tiene como base hacer crecer la libertad real de las personas.

Hay una pregunta en el coach debe plantearse en cada proceso que comienza: ¿Qué es lo 10030599_sque el otro cree que no puede hacer solo? ¿Qué es lo que la persona que acude a mi cree que no puede hacer solo?

Una persona acude a un proceso de coaching y hay dos premisas: (1) esa persona quiere conseguir algo, una meta un objetivo, y (2) cree que precisa ayuda para alcanzar esa meta, es decir, piensa que no es capaz de conseguir esa meta solo. Esto es así porque si cualquiera de esas 2 premisas no se da o la persona no acude a un coach o está confundida sobre lo que es un proceso de coaching. En este segundo caso bastará con que el coach le aclare que es el coaching.

Por tanto volvemos a nuestra pregunta clave que el coach debe realizar siempre: ¿Qué es lo que el otro cree que no puede hacer solo? La respuesta a esta pregunta va a determinar las posibilidades reales del proceso. Es decir: ¿Qué busca la persona en el coach?

 Y aquí aparece una de las cosas más importantes del coaching que lo ha hecho triunfar y que lo distingue de otras formas de conversación profesional. El coach debe plantearse siempre: la persona que ha acudido a él/ella como profesional: ¿Intenta responsabilizarle de algo que es de la persona? Esto es algo que le va a ayudar al comienzo del proceso, pero que debe estar presente a todo lo largo del trabajo. El coach debe estar pendiente para que la persona no intente responsabilizarle de algo que es de la persona.

Esta es la clave: el coaching busca siempre, esto es lo específico del coaching, que las personas se hagan responsables de sus procesos, de sus metas, de todo lo que les concierne. Este es un punto determinante. Por eso en el coaching no solo importa la meta sino también el camino, el desarrollo, el aprendizaje que la persona hace para conseguir su meta. Por esto precisamente el coaching implica un desarrollo personal, un crecimiento.

El coach no es un experto con una solución técnica, como puede ser un abogado, o un consejero financiero o incluso un psicólogo. Todos esos aspectos, en caso de ser necesarios, son responsabilidad de la persona y no del coach.

Por cierto, la imagen simboliza quizá una actitud de ayuda que no sería la del coach, en ese caso del profesor, este no debe hacer aquello que sus alumnos pueden hacer por si mismos.