Amamantar es un acto natural en la especie humana

Artículo escrito por Teresa Escudero en el que expone con pasión su opinión sobre la lactancia pública. Aunque el tema no es directamente de los que se ocupa este blog, lo publico, primero porque Teresa tiene ya varias entradas sobre su trabajo como doula en el que une coaching emocional y parto natural; segundo porque es algo en que la conexión entre los diversos niveles de la persona, biológico, emocional, racional y social se hace evidente, en este caso de un modo conflictivo, al menos no resuelto socialmente, tal como indica con fuerza Teresa. 

Escribo este artículo con tristeza y rabia. Tristeza porque nuestra supuesta sociedad 1223822477_0civilizada, es todavía incapaz de ver como algo natural el que una madre amamante a su hijo. He trabajado como médico en países en vías de desarrollo como Bolivia o Albania, en los que todo el mundo entendía que si un bebé se ponía a llorar, o estaba incómodo, la madre lo pusiera al pecho. Estuviera donde estuviera, en el autobús, en una tienda, en el mercado… Porque allí todo el mundo comprende que las necesidades del bebé son lo primero, y porque a nadie se le ocurre considerar a una madre amamantando como algo obsceno.

Por eso me planteo por qué aquí, que somos tan modernos y avanzados, que tenemos las marquesinas de los autobuses llenas de mujeres medio desnudas vestidas con sujetadores de Victoria´s Secret y similar, y nos sigue escandalizando que una mujer amamante en público. Por qué no decimos nada ante el top-less en playas y piscinas, y en cambio en esas mismas piscinas se expulsa a una madre que da de mamar. ¿Exagerada? Pues aquí están las pruebas de que lo que digo está pasando ahora:

Una carta en la Vanguardia en la que un hombre expresa su disgusto porque amamantar, “un acto íntimo”, se haya convertido en algo público (http://www.lavanguardia.com/participacion/cartas/20130815/54378574524/lactancia-publica.html)

Piscinas en las que ha expulsado a madres por amamantar: https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=363148630455217&id=260824074021007&refid=17&ref=stream. Es decir, se puede ir en top-less, pero no se puede amamantar.

Y tiendas de ropa en las que nunca echarían a un niño que come un bollo, con los dedos llenos de chocolate (probablemente sólo le llamarían la atención a la madre para que se los limpie, no sea que ensucie la ropa), pero que no tienen problemas para echar a un bebé de 7 meses que está comiendo de la teta de su madre: http://centromimame.com/blog/?p=149#

Y siento que el problema es que hemos sexualizado tanto el pecho femenino, que ya no somos capaz de verlo en su misión original, en su función biológica. Somos mamíferos. La naturaleza dispuso los pechos de las hembras mamíferas para que sus crías pudieran alimentarse en los primeros meses o años de sus vidas (la especie humana, concretamente, se calcula que entre los 3 y los 7 primeros años debería consumir leche humana).

 La función de atracción sexual se construye en la evolución de la especie, sin vaciarla de su sentido biológico primario. Desmond Morris, en El mono desnudo, plantea la hipótesis de que ha jugado un papel clave en el acto sexual cuando la especie humana comienza a ser una especie erguida sobre los dos pies, su función ha sido propiciar  la atracción sexual por delante de modo que el acto sexual humano se puede hacer cara a cara, en situación de iguales, algo con inmensas repercusiones en el planteamiento social de hombres y mujeres. Todo ello a través de su función de conexión en los significados percibidos de sexualidad con la maternidad.

Hemos reducido el pecho a un objeto sexual, y por tanto lo hemos convertido en algo incómodo, que nos provoca sensaciones incómodas cuando lo vemos, que desearíamos relegar a la intimidad porque no nos gusta sentir lo que sentimos.

Y efectivamente, el amamantamiento es un acto sexual, igual que es un acto sexual comer, hablar con otra persona, darse un beso (en la mejilla) y darse la mano. Somos seres SEXUADOS, nuestra vida está llena de actos SEXUALES. Y cuanto antes lo aceptemos, mejor.

Cuando vemos a una chica con un gran escote, o en top-less, también nos podemos excitar, pero eso lo vemos como algo “natural”, aunque a menudo también se la culpe por “ir pidiendo guerra” (por desgracia todavía hay jueces que desestiman las demandas por violación, aduciendo que la mujer que pone la demanda llevaba una falta demasiado corta o un escote demasiado pronunciado).

Creo que todo este despliegue antilactancia que estamos viviendo en los últimos meses tiene que ver sobre todo con este puritanismo falso y trasnochado, que nos impide ver un amamantamiento como la manera más natural de dar de comer a un niño. Por supuesto que es un acto sexual, pero no considero que sea un acto sexual que pertenezca a la intimidad, ni siquiera en nuestra sociedad occidental. Igual que no pertenece a la intimidad un apretón de manos, una comida juntos, o un beso en la mejilla cuando te encuentras con alguien.

De hecho hay muchas sociedades en la que los actos sexuales con penetración tampoco pertenecen a la intimidad, toda la tribu participa de ellos en los rituales, y cuando una pareja quiere intimidad la busca.

Como diría mi marido, todo aquel que se sienta incómodo al ver a una mujer dar de mamar, se lo tiene que mirar él (o ella), no culpar a la mujer y a su niño, ese niño que ha tenido la “ocurrencia” y la “mala educación” de tener hambre cuando la madre no podía “ocultarse” para poder tener ese “acto íntimo” que es amamantar. En la mayoría de los casos estamos hablando de niños de meses, a los que no se les puede explicar por qué no les damos de comer cuando tienen hambre o de beber cuando tienen sed. Pero es que, por encima de todas estas consideraciones, lo natural, lo que estamos preparados para hacer como mamíferos, es amamantar. Lo natural, es amamantar cuando el niño y la madre quieren, donde el niño y la madre quieran, independientemente de que haya más o menos gente alrededor. Y si la madre es pudorosa, buscará lugares íntimos, y si la madre considera que es un acto natural, y que no tiene por qué sentir pudor, pues amamantará allá donde esté con su hijo.

Creo que el que existan salas de lactancia es un gran avance, pero las salas de lactancia deberían ser un lugar OPTATIVO, para esas madres pudorosas que son incapaces de amamantar en público, para esos niños nerviosos que se distraen con una mosca, pero no un sitio OBLIGATORIO en el que esconderse porque se está haciendo “algo feo”.

Será imposible que recuperemos las tasas de lactancia adecuadas, si seguimos teniendo www.once.esestos problemas para aceptar la naturalidad del acto sexual de amamantar. Considero que la educación emocional es fundamental para que situaciones como las que han tenido que vivir las madres a las que han echado de piscinas, restaurantes y centros comerciales no vuelvan a repetirse. Considero que la educación emocional es fundamental para ser conscientes de nuestros sentimientos y pensamientos, para dejar de culpar a otros por tener esos sentimientos y pensamientos, y para empezar a ser responsables de ellos y actuar en consecuencia.

Decidir lo que hay que sentir

Resumen: hay dos corrientes de interpretación de la inteligencia emocional, decidir que hay que sentir y aceptar lo que se siente. Cada una responde a un modo de concebir la persona diverso. Quien decide que hay que sentir es una cabecita pensante y decididora. Quien acepta lo que siente es una persona con cuerpo en contacto con su suelo, con su realidad. Esta última es la línea de ISIE.

Hay toda una corriente de inteligencia emocional que entiende que somos capaces de 15743954_sdecidir en cada momento lo que queremos sentir. En mi opinión se trata de una mala comprensión de la psicología positiva, pero que se haya muy extendida. Es una especie de optimismo contagioso que dice que podemos elegir que sentir en cada momento, especialmente podemos decidir, en los momentos en que experimentamos sentimientos desagradables, dejar de sentirlos, que eso depende de nosotros, que si nos seguimos sintiendo mal es porque no hemos querido salir de ese sentimiento, que dejar de sentir en “negativo” depende de nosotros.

Esta idea está también bastante extendida en la cultura de relación habitual y, por poner un ejemplo corriente, cuando un maestro se encuentra un niño llorando, le sale natural el: «¡No llores! Vamos a ver qué pasa». Y el maestro dedica sus esfuerzos a que el niño o niña deje de llorar, y cuando lo consigue se queda tranquilo.

Bueno pues, los dos casos que he expuesto tienen algo en común, en ambos hay alguien que decide cómo hay que sentir. Es decir, no se acepta la emoción desagradable y se sustituye por una agradable. Lo que pasa es que no se califican así sino positiva y negativa. Es decir se hace una identificación entre negativa y desagradable y entre positiva y agradable. Esta es la segunda gran falacia (que merece una entrada que prometo dedicarle), que se une a la de que efectivamente podamos decidir qué sentir.

Vamos por partes. Lo que sentimos en cada momento depende de nuestro sistema emocional, de nuestra sensibilidad, tanto la que se refiere a los sentidos, como a su elaboración y valoración interna que son las emociones y sentimientos. La razón, esa instancia decisoria y que nos hace creer que estamos por encima y podemos decidir sobre nuestros sentimientos, en realidad trabaja sobre la experiencia, sobre las vivencias acumuladas. La verdad es que también acumula etiquetados, nombres que le hemos puesto a cada cosa, a cada suceso que nos ha ocurrido, a cada aprendizaje. Pero es un gran error pensar que es totalmente independiente de lo que sentimos, que puede decidir autónomamente, sin partir de los datos que le da el sistema emocional: sensaciones, emociones y sentimientos. Pensarlo o, lo que es peor, actuar así es desconectarse de la realidad, o si se quiere de modo más concreto de nuestro suelo, de nuestra experiencia, de todo lo que nos ha pasado y nos está pasando también ahora, y decidir sin contacto con la tierra que pisamos. Esta es la primera gran falacia y como tal falacia, irrealizable.

Lo que sentimos tiene un contacto muy importante con la tierra, con nuestro suelo, con lo que nos pasa en realidad, por lo que si estamos enfadados es que alguien ha pisado un terreno que consideramos nuestro. El enfado nos indica eso, por eso si alguien nos dice: «¡No estés enfadado! ¡No vale la pena!», en realidad no nos soluciona nada, o mejor apela a nuestra razón para que decida no sentir el enfado, pero el sistema emocional va a seguir tozudo sintiendo que alguien ha pisado nuestro terreno, algo que consideramos propio.

Esa emoción, el enfado, apunta a una necesidad, en modo resumido: que se respete lo que es nuestro, y decidir que ya no es nuestro o que no nos enfada que nos lo quiten, no va a servir de nada. Si el sistema emocional sigue percibiendo que nos siguen pisando el terreno, va a seguir enviando oleadas de irritación que van a negar el esfuerzo de la razón de que tal enfado no existe, de que estamos y nos sentimos bien, de que es solo una emoción negativa y que somos capaces de quitarla porque lo hemos decidido así.

En el fondo, si se piensa bien, detrás de ambas concepciones, la que decide qué sentir y la que acepta lo que se siente, hay dos ideas diferentes de la persona humana. En la concepción en la que decido qué sentir, en realidad no somos más que una razón que decide, una cabecita pensante, un sujeto etéreo, en el aire, al que no le pertenecen las emociones y sentimientos, que son algo externo que más bien se sufre y sobre lo que se puede decidir, igual que se puede decidir estar sentado o de pie, o comer una manzana o una pera. La concepción que acepta lo que siente es una visión del sujeto que lo integra con sus emociones, sentimientos y sensaciones, estas son parte del sujeto. Se trata de una persona más en contacto con la realidad de su experiencia, con su suelo, con lo vivido, en resumen: con nuestro cuerpo, somos seres con cuerpo, no espíritus puros.

Quedan muchas cosas que decir y matizar sobre este tema, por lo que no creo terminarlo aquí, pero lo escrito me parece suficiente para una entrada. Prometo seguir esta reflexión con vuestras aportaciones en otras posteriores, porque me parece muy importante a día de hoy, pues está haciendo daño a la inteligencia emocional, al meter a las personas en caminos que no se pueden recorrer y conseguir de hecho muchas frustraciones y desilusiones.

La poesía de la vida cotidiana de una profesora de colegio

Susana González Rodríguez, Poesías de la Seño para grandes y pequeños, 2005.

Resumen: Libro de poesías adecuado para primaria. Acercamiento a la vida cotidiana. DSC_0146-2Muy cercano a las vivencias infantiles (y no tan infantiles).

Se trata de un libro de poesías que nos acerca al mundo vivido desde la infancia. Estamos ante la experiencia cotidiana transformada en poesía y por ello en una elaboración de lo vivido que puedes ser francamente útil para maestras que quieran acercar a sus alumnos a la poesía, a poner palabras a lo que viven cada día.

Su autora es maestra desde hace muchos años y vive con pasión e ilusión su trabajo diario. De ese vínculo afectivo cuidado durante muchos años surge la capacidad de ver con ojos de niño, muestra de una profunda empatía con sus alumnos.

No son solo experiencias de escuela, es la vida vivida desde los ojos, sorprendidos y maravillados, de una niña/niño de alrededor de 8 años. Las sorpresas del cotidiano, los miedos, la comida, el momento de irse a la cama, el afecto, los desastres de la investigación del niño transformados en colada teñida de naranja o en el chapoteo en los charcos tras la lluvia, los vínculos, … Una mirada cercana, sencilla y a la vez profunda, que transforma la vida en recuerdo y desde ese recuerdo en biografía personal y desde ahí de nuevo vida, por haberse convertido en experiencia elaborada.

Opinión: Soy perfectamente consciente de que no estamos ante un libro de educación emocional. Sin embargo, sin tener como tema explícito lo emocional, este surge aquí y allá, como el asco a las espinacas, porque lo emocional es parte inescindible de la vida de la infancia. Estamos ante un libro emocional, importante para proporcionar a los niños herramientas que les permitan elaborar su experiencia y sus vivencias. Todo esto es necesario para desarrollar la inteligencia emocional. La poesía tiene siempre esa función y no siempre es fácil encontrar poseías al nivel de los niños en primaria. Este libro posee esa cualidad y por ello proporciona herramientas para la tarea más importante de la educación: apoyar en la necesidad vital más importante que tenemos cada uno: la tarea de convertirnos en personas.